lunes, 29 de abril de 2013

Liderazgo. Las 10 competencias necesarias para liderar a un equipo o grupo.


¿Qué es lo que deberíamos pedir a un líder o que es lo que se le reclama a la persona que asume el liderazgo de un grupo, equipo o similar dentro de una organización? En el siguiente post intentaremos desmenuzar algunas de las actitudes y aptitudes necesarias para asumir el rol de Líder.

Por Javier Pérez SoléProcesos, Estrategias y Operaciones.


1. Análisis futuro, estrategia y entorno:

El líder debe coordinar el conjunto de acciones planificadas del equipo para poder llevar a cabo un determinado fin o misión. Debe tener visión de futuro y ser capaz de abrir la perspectiva del equipo, ya que dicha perspectiva aplicada en su conjunto permite agrandar el horizonte de todos. Si el líder es capaz de sumar el punto de vista de cada uno de los miembros del equipo, será posible abarcar más soluciones. Nueva visión, nuevos espacios, nuevas oportunidades. Dejarse llevar por la corriente es importante siempre aprendiendo a moverse a su favor y aprovechar la ventaja competitiva de la organización para incorporarse a ella. Y en el caso de que no funcionara, el líder ha de tener la visión para buscar una nueva corriente por la que transitar, implementar su estrategia y unirse a ella.

2. Asertividad:

Ha de tener la capacidad de expresarse y expresar sus propios intereses, creencias, opiniones y deseos de manera honrada, tranquila, sin sentimiento de culpa y sin perjudicar ni agredir los deseos, intereses o derechos del resto de integrantes del equipo.

3. Proactividad:

No debe quedarse quieto, inactivo, estático. Debe ser capaz de no quedarse estancado y encontrar la manera de poner nuevo rumbo cuando sea necesario, con nuevas ideas, estrategias, alternativas, etc, y además ser capaz de probarlas teniendo la confianza del equipo que le respalda. Ha de buscar el cambio y creer en él como vía de salida o de solución a los problemas.

4. Empatia:

Un líder debe ser capaz de percibir lo que el resto de integrantes del equipo sienten. Reconocer, apreciar y participar de esos sentimientos que pueden estar afectando a cada uno de los componentes. Ha de poder ponerse en el lugar del resto de integrantes del equipo, para poder tener un entendimiento sólido entre el mismo como líder y el equipo, y poder establecer de esta manera un diálogo que permita disponer de una relación interpersonal exitosa.

5. Ética y credibilidad:

El líder ha de dominar las normas y costumbres humanas para poder regularlas, reconociendo rápidamente que es lo que está bien y que es lo que está mal. Debe crear un ambiente justo que ayude a vivir y a convivir en el seno del equipo. En dos palabras fomentar el ser “buena gente”.

6. Grandes dotes de comunicación:

El líder no debe tratar solo de decir lo que piensa sin escuchar a los demás. Sino justamente todo lo contrario. Ha de escuchar la opinión del resto para luego poder tomar la decisión más conveniente. Además también debería preguntarse sobre cuáles son las razones de los que expresan su opinión, y debería escuchar sus razonamientos o argumentos para poder valorar lo que quieren expresar.

7. Creador de equipos orientados a resultados:

Está claro que el líder en todo momento debe tener en mente el objetivo o los fines para los cuales está trabajando. Pero no debe actuar como si no hubiera otra forma de hacer las cosas. Desde luego que son importantes los resultados, pero no por ello el líder debe hacer cambios que desestabilicen el grupo. El fin no justifica los medios y el líder debe balancear y gestionar las actitudes y aptitudes del equipo para alcanzar los fines.

8. Creativo, soñador, con ideas:

Ha de ser capaz de crear nuevas herramientas con las que trabajar y ser capaz de recoger todo el conocimiento del equipo para adaptar esas nuevas ideas, evolucionarlas y trabajar con ellas. Si hay algo que no funciona, hay que pensar la manera de cambiarla para ir en la dirección correcta. Si no hay ocurrencia de ideas, desde luego que todo seguirá sin cambiar y el grupo no podrá seguir adelante. Hay que innovar y si es posible hacerlo en grupo mucho mejor.

9. Adaptarse al cambio con flexibilidad aprendiendo de los errores:

Importantísimo aprender de aquello que no ha funcionado, para cambiarlo, mejorarlo y volver a empezar de nuevo. El líder ha de hacer de la mejora y del cambio, un trabajo y un lema diario. Evolucionar, cambiar, crecer y gestionar cada nuevo entorno para hacerse más fuerte y hacer más fuerte al grupo. Digamos que es aquello de “Los errores son fuente de oportunidades”.

10. Motivación:

Desde mi punto de vista es una de las cualidades más importantes que debe tener un líder. De alguna manera, la motivación es la clave que cierra el círculo y engloba el resto de competencias. Nada de lo anterior podría cumplirse, si no consiguiéramos grandes dosis de motivación, o lo que es lo mismo, de actitud.

En este aspecto, el equipo también tiene mucho que aportar y el líder es la persona que ha de conseguir que los integrantes del equipo nivelen, equilibren y ajusten todas sus actitudes. Estamos hablando del conocimiento, las capacidades para realizar el trabajo y la motivación para llevarlo a cabo.

Podemos tener integrantes del equipo con mucho conocimiento, y otros con grandes capacidades para trabajar, pero sin la motivación, un equipo no podría salir adelante. Es por eso, que es tarea del líder resaltar todas las competencias del grupo y tener la habilidad de equilibrarlas para hacerlo más potente en cualquiera de los objetivos que tengan definidos.

viernes, 26 de abril de 2013

Los 9 rasgos del “Liderazgo Auténtico” de Jack Welch


Jack Welch es considerado uno de los mejores ejecutivos del siglo XX. Trabajó para la gigante General Electric desde el año 1960 hasta el 2001. Creció dentro de la compañía hasta convertirse en el CEO de la misma en el año 1981. Durante este tiempo, la compañía creció 4000% y su fortuna estimada en el año 2006 era de $720 millones.

En el libro “Jack Welch y las 4 claves del Liderazgo” el autor Jeffrey A. Krames nos informa sobre el “Modelo de Liderazgo Auténtico” de Welch. Este modelo consta de 9 rasgos* que según él, los líderes necesitan tener o desarrollar para ser líderes exitosos. Los rasgos son los siguientes:

Por: Victor Hugo Manzanilla

1. Carácter/Integridad: Los líderes inspiran confianza. Lo que el líder piensa, dice y hace está perfectamente alineado. No existe disparidad.

2. Competencia/Ingenio: Lo líderes buscan la excelencia en todo lo que hacen. Invierten tiempo en convertirse en los expertos del tema que lideran. Gracias a esto y al desarrollo de su capacidad estratégica, demuestran una capacidad instintiva sobre los negocios y lo que debe hacerse.

3. Piensan Globalmente: Tienen la capacidad de elevar su pensamiento respecto a oportunidades o problemas a diferentes niveles. Pueden ver la flor, el árbol y el bosque a la misma vez.

4. Enfocados en los Clientes: Entienden que el negocio existe por los clientes. No permiten que la burocracia interna impida el crecimiento del negocio o la organización. Pueden en un momento estar en su escritorio como VP o Director, y al siguiente segundo entregando personalmente una caja para satisfacer a un cliente. El cliente es simplemente lo más importante.

5. Son receptivos a los cambios: Entienden que el cambio es inminente. Aceptan el cambio y lo promueven de ser necesario. Entienden las nuevas reglas del juego, enfrentan al cambio directamente y maximizan las oportunidades que el cambio ofrece.

6. Son buenos comunicadores: Trabajan consistentemente en sus habilidades como comunicadores. Son capaces de resumir y explicar claramente sus ideas. Saben escribir. Entienden que escribir es el filtro más importante para separar buenas y malas ideas.

7. Construyen equipos efectivos: Contratan y atraen al mejor talento. Son colaboradores. Colocan las relaciones por encima de las metas personales. Se aseguran que su equipo entrega resultados.

8. Cumplen sus objetivos: Se colocan metas que benefician a la organización y equipo. Son apasionados por el éxito así que son persistentes y no disfrutan el fracaso. Los líderes tienen un desempeño uniforme. Entienden que la actividad y la productividad no son sinónimos.

9. Transmiten energía y estimulan a los demás: Tienen una visión clara y logran comunicarla. Emanan altos niveles de energía consistentemente. Ellos demuestran que aman lo que hacen. El entusiasmo funciona como un “multiplicador” de la fuerza de trabajo de la organización.

¿Cómo te evalúas en esta lista? El liderazgo es un camino, no un destino. Con paciencia y determinación todos podemos mejorar en cada uno de los rasgos del “Modelo de Liderazgo Auténtico” de Jack Welch.

Fuente: Liderazgohoy

lunes, 22 de abril de 2013

Liderazgo: ¿Cómo lograr cambios que perduran?

Todos queremos cambiar algo de nuestra vida. Hacer mejor las cosas y así tener la sensación de crecimiento personal y profesional. Sin embargo, los cambios no son siempre fáciles de lograr. Trate de cepillarse los dientes a una hora distinta a la que generalmente lo hace para que compruebe lo difícil que puede ser.
Por:José Manuel Pujol H
Diariamente nos comportamos sin notar si ese estilo de comportamiento afecta negativamente a otros o por qué no, a nosotros mismos. Son años haciendo las cosas de la misma manera hasta que llega un día en que por alguna razón nos percatamos de que si seguimos así no lograremos los sueños que nos hemos propuesto.
La capacidad de reflexión es una cualidad que nos diferencia de los animales. Nos permite vernos a nosotros mismos y observar como si estuviésemos de lejos esas cosas que nos gustan de nuestra personalidad pero también aquellas que quisiéramos cambiar.
Sin embargo, sabemos que cambiar no es tarea fácil. Son varias las veces que seguramente nos hemos dicho a nosotros mismos frases como: este año si lo voy a hacer, ésta vez sí cambiare, entre otras muchas. La realidad es que los resultados son siempre los mismos.
¿Estamos destinados a ser como somos por el resto de la vida? ¿Es posible hacer cambios satisfactorios? ¿Cómo lograr cambios que perduren?
Aquí te dejo 3 ideas “cruciales” para lograr cambios que realmente perduren!
1) Cambia tu enfoque!
Tal vez no te hayas dado cuenta pero hay algo curioso con aquellas cosas que queremos cambiar. Sucede que si realmente quieres cambiar algo la clave es no pensar en eso que quieres cambiar. ¿Cómo así? Es sencillo. La mente actúa por órdenes. Si le ordenas algo simplemente hará lo que le has mandado. Podría decirse que la mente es el mejor soldado que existe.
Si tu deseo es cambiar tu alimentación por una con menos grasa lo que debes hacer es dejar de pensar en toda la comida con grasa que has comido y enfocarte en una imagen clara del tipo de comida que quieres comer y los beneficios que eso te va a traer: salud, vitalidad, energía, para disfrutar mejor de la vida. Es decir, terminas haciendo aquello en lo que piensas.
Empieza a enfocarte en las cosas que quieres mejorar y olvídate de lo que aún te queda por cambiar. Sin darte cuenta iras tomando decisiones en base a esa imagen nueva que tienes. Lo importante es que sea muy clara y que te cause emoción para que te motive cada día a seguir enfocado.
2) Sustituye tus hábitos!
¿Qué difícil es modificar hábitos viejos? Podemos pasar años haciendo algo solo por inercia. Si algo o alguien no nos muestra que algo está mal, o que hay una mejor manera de hacer las cosas nunca lo podremos modificar.
Lo importante aquí es saber que sencillamente no podemos cambiar los hábitos, lo que si podemos hacer es sustituirlos. Es decir, la única manera de adquirir nuevos hábitos es colocando uno nuevo “encima” del otro de modo que el viejo desaparezca.
Por supuesto requiere un gran esfuerzo. Se necesitan 21 días seguidos para que puedas formar un nuevo hábito y dejar el viejo en el olvido. Aquí está lo difícil. En esos 21 días. Vas a necesitar anotar todo en tu agenda, colocar la alarma de tu reloj para recordarte lo que debes hacer. Querrás desistir al día 12, pero persiste. Recuerda que son 21 días para crear tu nuevo hábito pero basta con 4 o 5 días sin hacerlo para regresar a tus antiguas costumbres. Aquí el enfoque y claridad que tengas es determinante para animarte a continuar.
3) Renueva tu concepto de disciplina!
Confieso que cuando tenía menos edad no veía la disciplina como algo importante. De hecho la rechazaba por parecerme algo tedioso y aburrido que debía hacer todos los días. Me gustaba mucho más la espontaneidad y “libertad” que creía me daba una vida sin disciplina.
Hoy puedo decirte que he tomado la disciplina como mi compañera de viaje en todo lo que emprendo sea grande o pequeño: agenda, horario semanal, hora a la que me levanto, libros que leo, gente con quien me relaciono, entre otras cosas. Puedo decir que todo gira alrededor de la disciplina.
Lo relevante de esto es que me ha dado más libertad que cuando no la tenía en mis planes. Ahora puedo coordinar mi tiempo y no siento que se me escabulle en cosas que no son prioridades o imprevistos irrelevantes que antes parecían urgentes.
Sin disciplina es imposible pensar en llegar a algo satisfactorio en la vida. Se convierte en ese Mentor invisible que te marca el camino para no desviarte en cosas vanas y lograr esos cambios de conducta que necesitas y quieres para alcanzar lo que te has propuesto.
Te he compartido 3 ideas “cruciales” para lograr esos cambios de manera que si perduren. Por supuesto no son fáciles de sostener en el tiempo. El enfoque requiere decisión para mantener la mira en tu blanco, tus hábitos forman tu carácter ya que te lleva a hacer lo que tienes que hacer a pesar de que no quieres hacerlo.
Sé el líder que debes ser y toma la decisión de hacer cambios que perduren en tu vida!
Fuente: Catalisisblog

viernes, 19 de abril de 2013

Liderazgo. 10 competencias necesarias para asumir el rol de líder.


¿Que es lo que deberíamos pedir a un líder o que es lo que se le reclama a la persona que asume el liderazgo de un grupo, equipo o similar dentro de una organización? En el siguiente post intentaremos desmenuzar algunas de las actitudes y aptitudes necesarias para asumir el rol de Líder.



1. Análisis futuro, estrategia y entorno:

El líder debe coordinar el conjunto de acciones planificadas del equipo para poder llevar a cabo un determinado fin o misión. Debe tener visión de futuro y ser capaz de abrir la perspectiva del equipo, ya que dicha perspectiva aplicada en su conjunto permite agrandar el horizonte de todos. Si el líder es capaz de sumar el punto de vista de cada uno de los miembros del equipo, será posible abarcar más soluciones.

Nueva visión, nuevos espacios, nuevas oportunidades. Dejarse llevar por la corriente es importante siempre aprendiendo a moverse a su favor y aprovechar la ventaja competitiva de la organización para incorporarse a ella. Y en el caso de que no funcionara, el líder ha de tener la visión para buscar una nueva corriente por la que transitar, implementar su estrategia y unirse a ella.

2. Asertividad:

Ha de tener la capacidad de expresarse y expresar sus propios intereses, creencias, opiniones y deseos de manera honrada, tranquila, sin sentimiento de culpa y sin perjudicar ni agredir los deseos, intereses o derechos del resto de integrantes del equipo.

3. Proactividad:

No debe quedarse quieto, inactivo, estático. Debe ser capaz de no quedarse estancado y encontrar la manera de poner nuevo rumbo cuando sea necesario, con nuevas ideas, estrategias, alternativas, etc, y además ser capaz de probarlas teniendo la confianza del equipo que le respalda. Ha de buscar el cambio y creer en él como vía de salida o de solución a los problemas.

4. Empatia:

Un líder debe ser capaz de percibir lo que el resto de integrantes del equipo sienten. Reconocer, apreciar y participar de esos sentimientos que pueden estar afectando a cada uno de los componentes. Ha de poder ponerse en el lugar del resto de integrantes del equipo, para poder tener un entendimiento sólido entre el mismo como líder y el equipo, y poder establecer de esta manera un diálogo que permita disponer de una relación interpersonal exitosa.

5. Ética y credibilidad:

El líder ha de dominar las normas y costumbres humanas para poder regularlas, reconociendo rápidamente que es lo que está bien y que es lo que está mal. Debe crear un ambiente justo que ayude a vivir y a convivir en el seno del equipo. En dos palabras fomentar el ser “buena gente”.

6. Grandes dotes de comunicación:

El líder no debe tratar solo de decir lo que piensa sin escuchar a los demás. Sino justamente todo lo contrario. Ha de escuchar la opinión del resto para luego poder tomar la decisión más conveniente. Además también debería preguntarse sobre cuáles son las razones de los que expresan su opinión, y debería escuchar sus razonamientos o argumentos para poder valorar lo que quieren expresar.

7. Creador de equipos orientados a resultados:

Está claro que el líder en todo momento debe tener en mente el objetivo o los fines para los cuales está trabajando. Pero no debe actuar como si no hubiera otra forma de hacer las cosas. Desde luego que son importantes los resultados, pero no por ello el líder debe hacer cambios que desestabilicen el grupo. El fin no justifica los medios y el líder debe balancear y gestionar las actitudes y aptitudes del equipo para alcanzar los fines.

8. Creativo, soñador, con ideas:

Ha de ser capaz de crear nuevas herramientas con las que trabajar y ser capaz de recoger todo el conocimiento del equipo para adaptar esas nuevas ideas, evolucionarlas y trabajar con ellas. Si hay algo que no funciona, hay que pensar la manera de cambiarla para ir en la dirección correcta. Si no hay ocurrencia de ideas, desde luego que todo seguirá sin cambiar y el grupo no podrá seguir adelante. Hay que innovar y si es posible hacerlo en grupo mucho mejor.

9. Adaptarse al cambio con flexibilidad aprendiendo de los errores:

Importantísimo aprender de aquello que no ha funcionado, para cambiarlo, mejorarlo y volver a empezar de nuevo. El líder ha de hacer de la mejora y del cambio, un trabajo y un lema diario. Evolucionar, cambiar, crecer y gestionar cada nuevo entorno para hacerse más fuerte y hacer más fuerte al grupo. Digamos que es aquello de “Los errores son fuente de oportunidades”.

10. Motivación:

Desde mi punto de vista es una de las cualidades más importantes que debe tener un líder. De alguna manera, la motivación es la clave que cierra el círculo y engloba el resto de competencias. Nada de lo anterior podría cumplirse, si no consiguiéramos grandes dosis de motivación, o lo que es lo mismo, de actitud.

En este aspecto, el equipo también tiene mucho que aportar y el líder es la persona que ha de conseguir que los integrantes del equipo nivelen, equilibren y ajusten todas sus actitudes. Estamos hablando del conocimiento, las capacidades para realizar el trabajo y la motivación para llevarlo a cabo.

Podemos tener integrantes del equipo con mucho conocimiento, y otros con grandes capacidades para trabajar, pero sin la motivación, un equipo no podría salir adelante. Es por eso, que es tarea del líder resaltar todas las competencias del grupo y tener la habilidad de equilibrarlas para hacerlo más potente en cualquiera de los objetivos que tengan definidos.

lunes, 15 de abril de 2013

5 lecciones de liderazgo que podemos aprender del legado de Margaret Thatcher


Margaret Thatcher
La dama de hierro tiene tantos admiradores como detractores, pero nadie duda que marcó una generación.

Los funerales de Margaret Thatcher, que recibirá los mismos honores que la Reina Madre, dan que pensar en el legado que la dama de hierro dejó en sus once años como Primera Ministra británica, siendo la primera mujer en ocupar este lugar. Conocida por sus impopulares políticas de privatización y desregulación, ganó tres elecciones en unos tiempos muy convulsos. Mark Fidelman, colaborador de Forbes, elabora una lista de cinco aspectos de la dama de hierro que nos pueden ayudar en la gestión del liderazgo.

1. “Si tienes que decirle a la gente que eres poderoso, es que no lo eres”. Muchos de nuestros políticos necesitan gritar para que se les escuche, o decir alguna cosa fuera de lugar, normalmente negativa, para ser trending topic. Thatcher tenía suficiente personalidad, y lo demostró desde joven, para conseguir que se le tomara en serio, incluso luchando contra su condición de mujer en un mundo básicamente masculino.

2. “Todo va bien hasta que se acaba el dinero, especialmente si es de todos”. De sobras es conocido que Thatcher no era partidaria de ayudar a las empresas menos productivas. Pero realmente ¿queremos dar el mensaje que si uno se esfuerza, aunque no obtenga resultados, cobrará igual su sueldo? La verdad es que no. Hay que pensar en el patrimonio de la empresa como si fuera de todos y distribuirlo en consecuencia.

3.”Como decía Ronald Reagan, las nueve palabras más peligrosas en inglés son: Soy miembro del gobierno y estoy aquí para ayudarle”. Mientras que la existencia de un gobierno democrático es obviamente una necesidad, perseguirlo para que atienda las necesidades personales de uno es una búsqueda inútil. Lo mismo pasa en la empresa: no podemos acudir al director general cada vez que tenemos un problema, sino que hay que saber delegar e ir a buscar el delegado para cada cuestión.

4. “No soy una política de consenso, soy una política de convicción”. La dama de hierro no escatimaba recursos en decir lo que su pueblo quería oír, sino que decía lo que ella creía que había que hacer, aún a disgusto de los británicos. Lo mismo tendría que pasar en una empresa, y es que no se trata de vender humo y menos a los empleados. Hay que aceptar las oportunidades y también las amenazas tal como vienen y gestionarlas como el responsable crea, porque por eso ocupa ese lugar. Y si no acierta, lo perderá.

5. “Si sólo te preocupas por ser querido, siempre estarás complaciendo y nunca llegarás a ningún puerto”. Siguiendo en línea con el punto anterior, en ocasiones hay que tomar decisiones impopulares, pero para conseguir un resultado mejor a largo plazo. Así lo creía Thatcher y actuó en consecuencia, pero quizás este sería el punto más difícil de adaptar a nuestro mundo de hoy en día, en el que el ritmo de las cosas se ha triplicado y el pueblo está mucho más informado, en cantidad y en calidad.

viernes, 12 de abril de 2013

10 grandes frases de liderazgo


Toma nota de estas inspiradoras citas sobre las cualidades de un líder, dichas por reconocidos personajes de la historia.

Ya sea en el campo de batalla o en una empresa, los mejores líderes siempre son capaces de inspirar grandeza en los demás a través de sus palabras y acciones. Y aunque los problemas a los cuales se enfrentan los países y las compañías han cambiado con el pasar de los años, las cualidades de los líderes efectivos permanecen.

Por eso, hemos reunido las frases más motivadoras de reconocidos personajes acerca de lo que hace a un gran líder. Toma nota:

1. "Un líder es mejor cuando la gente apenas sabe que existe, cuando su trabajo está hecho y su meta cumplida, ellos dirán: Lo hicimos nosotros".
Lao Tzu, filósofo chino.

2. "Ser poderoso es como ser mujer. Si le tienes que decir a la gente que lo eres, entonces no lo eres".
Margaret Thatcher, Primera Ministra de Reino Unido.

3. "Un líder es un negociador de esperanzas".
Napoleón Bonaparte, líder francés.

4. "La innovación es lo que distingue al líder de los seguidores".
Steve Jobs, Fundador de Apple.

5. "Tomas a la gente por qué tan lejos irá, no por qué tan lejos quiere ir".
Jeannette Rankin, primera mujer elegida en el Congreso de Estados Unidos.

6. "Los líderes sobresalientes salen de su camino para potenciar el autoestima de su personal. Si las personas creen en sí mismas, es increíble lo que pueden lograr".
Sam Walton, fundador de Walmart y Sam's Club.

7. "Algunas personas quieren que algo ocurra, otras sueñan con que pasara, otras hacen que suceda".
Michael Jordan, basquetbolista profesional.

8. "Nadie puede hacerte sentir menos sin tu consentimiento".
Eleanor Roosevelt, primera dama estadounidense.

9. "Gestión es hacer las cosas bien, liderazgo es hacer las cosas".
Peter Drucker, filósofo de management.

10. "El liderazgo es la capacidad de transformar la visión en realidad".
Warren Bennis, gurú en los estudios de liderazgo modernos.

lunes, 8 de abril de 2013

5 formas de entrenarte para ser líder


Un emprendedor debe tener habilidades de liderazgo para dirigir a su equipo. Te decimos cómo desarrollarlas.

No existen muchos líderes innatos. La mayoría de los líderes deben tomar la responsabilidad de entrenarse a sí mismos para ser más efectivos y motivar a sus seguidores. Ya sea que aprendas de la sabiduría de otros o que busques mejorar tus propias habilidades, convertirte en un buen líder se trata de lo que haces, no de lo que sabes.

Por: Mark Sanborn 


Te compartimos cinco cosas que puedes hacer para entrenarte a ti mismo para transformarte en un gran líder:

1. Cumple tus promesas
Nunca hagas promesas que no estés seguro que puedes cumplir. Nada mata tu credibilidad más rápido que romper con una promesa o no cumplir una expectativa. Algunas veces, mantener las promesas puede ser un verdadero reto, por lo que este compromiso te ayudará a desarrollar disciplina e integridad en el largo plazo. Practica primero con tu familia, amigos y colegas.

2. Vístete para influenciar
No te vistas para impresionar, vístete para influenciar. Esto significa que debes asegurarte que tu apariencia es consistente con tu marca personal y profesional, así como con la imagen que quieres entregar. Empieza por preguntarte cómo un líder con tus mismas aspiraciones se muestra y actúa ante los demás. No limites la apariencia sólo a ti, también aplícala a tu empresa y espacio de trabajo.

3. Trata a tu equipo como a tus clientes
Pedirle a tu equipo ser cortés y amable con los clientes mientras que tú eres grosero con ellos no sólo es incongruente, también es hipócrita. Ser el líder no te da un pase libre para dejarte actuar en base a tus instintos. La forma en la que tratas a la gente sirve como referencia a todo tu equipo.

Robert Greenleaf acuñó el término “liderazgo servidor” en la década de los 60’s. No se trata de ser servil, sino de encontrar formas de apoyar a tus empleados para ayudarlos a ser exitosos. Periódicamente pregunta: “¿Qué puedo hacer para ayudarte?”

4. Muestra tu compromiso hacia el crecimiento personal
Sólo hay dos formas para crecer tu negocio: crecer tú mismo y crecer tu equipo. Conforme tú y tu equipo mejoren personalmente, también lo harán los niveles de servicio, la eficiencia operacional y todo lo demás.

Suncoast Coffee Service and Vending es una pequeña empresa de 20 empleados localizada en Florida. Los fundadores le pagan a los empleados 50 dólares por leer libros que puedan servirles para mejorar su vida personal y profesional. Con este programa, los empleados reciben un libro y una fecha de lectura, y al final de mes la discuten.

5. Pide retroalimentación
Algunos líderes reaccionan hacia la retroalimentación no solicitada como una crítica, por lo que se ponen a la defensiva y pierden la oportunidad de aprender. Pero esperar a que los empleados sean lo suficientemente valientes como para ofrecerte su retroalimentación también es una apuesta arriesgada. No les preguntes a tus empleados qué les gusta y qué no de ti. Obtendrás mejor información preguntando: “En tu opinión, ¿qué podría ayudarme a ser un mejor y más efectivo líder?”

Escucha con atención. Si alguien te dice que serías más efectivo si  te comunicaras más claramente, pide un ejemplo de cuando no lo hayas hecho para que entiendas bien por qué lo dice.  

viernes, 5 de abril de 2013

La motivación de un líder

Además de escuchar esta canción, quiero que prestes atención a lo que motiva a Martin Solveig en el  momento de cambiar su juego.


Por: Axelle Clement


Cuando tenemos una motivación real y esta motivación es una persona o un sueño, somos capaces de llegar a donde queremos a condición de no tirar la toalla hasta que aparece un obstáculo.  Es lo que pasa en 90% de los casos cuando encontramos un obstáculo.

Si quieres ser un buen líder debes tener una buena motivación y nunca tirar la toalla. Gestiona tus emociones y sigue a delante.




Fuente: Pasosparaserunlider

lunes, 1 de abril de 2013

La Actitud refleja el Liderazgo


Mi pregunta para usted hoy es simple: " ¿Cómo es su actitud como Supervisor o Gerente?. Muéstrame un Gerente con una mala actitud y le mostraré un líder pobre. Si bien esto suena bastante simple a primera vista, siempre me he encontrado que este atributo de liderazgo a menudo es pasado por alto. Tener una actitud constantemente positiva. Como Gerente, ¿cómo se puede inspirar, motivar, generar confianza, y conducir con una pésima actitud? La respuesta es muy simple: no se puede, no funciona. En el artículo de hoy voy a examinar la importancia de los supervisores y gerentes que tienen una actitud positiva.


Tuve la oportunidad hace unas semanas de ver a uno de mis clientes entregar un discurso en una conferencia nacional, si bien yo no esperaba nada menos que una presentación sobresaliente, terminó siendo una verdadera clase magistral con un poder contagioso e inspirador que proviene de un liderazgo positivo. Lo que hizo que esta presentación fuera tan poderosa era más que un simple acto de beneficiar a los asistentes, fue completamente auténtica y el público se dio cuenta. Este es un cliente relativamente nuevo, pero le puedo decir más allá de cualquier sombra de duda, su positividad establece el tono para toda la organización y ha producido resultados increíbles. Quiero ser claro, no hay que subestimar el poder de una actitud positiva.

Es evidente que el tema de la "actitud" ha sido dirigida ad-nauseam en más de un libro de auto-ayuda, pero esto no quiere decir que no es digno de ser considerado un tópico importante para gerentes. Los líderes no son perfectos, y como consultor, créeme cuando le digo que La diferencia entre usted y el director general, y todos los demás en el planeta es que no pueden darse el lujo de mostrar una mala actitud.

¿Por qué entonces tantos supervisores y gerentes parecen tener una mala actitud? Aunque ciertamente hay una variedad de razones (ego, la arrogancia, el orgullo, etc.) de por qué un gerente puede mostrar una mala actitud, creo que en muchos casos se debe a que han sido víctimas de un mal hábito. Sí, las actitudes se forman, una mala actitud no es más que un hábito arraigado. La buena noticia es que los hábitos se pueden romper. Por lo tanto, esto plantea la pregunta ¿cómo y cuándo un supervisor o gerente sabe cuándo tienen una mala actitud? .

Si su respuesta es sí a cualquiera de las siguientes cinco preguntas, entonces usted está probablemente en la necesidad de un ajuste de actitud:

¿Su simpatía y respeto tienen calificaciones bajas? Si bien ser un gran gerente no se basa en un concurso de popularidad, el hecho es que los gerentes más grandes son a la vez muy queridos y respetados. Ellos tienen plena fe y confianza en sus grupos de trabajo, y poseen fuertes relaciones positivas con ellos. ¿Qué tipo de gerente ven en usted? Si no es bien querido y respetado, entonces tendrá consistentes y autoimpuestos obstáculos en su camino que inhiben su capacidad de ser un líder eficaz.

Hágase esta pregunta – ¿Si hoy se hiciera la elección de Director General, sus grupos de trabajo lo elegirían a usted? Si no, ¿por qué no?

¿Tiende a tener una visión pesimista de las cosas? Si usted no está entusiasmado con el comienzo de cada día, si muestra una perspectiva negativa de las cosas, entonces es probable que tenga una mala actitud.

¿Las personas le solicitan su consejo? Si la gente ve que viene y rápidamente corre hacia otro lado, usted tiene un problema de actitud. Grandes directores generales son imanes que atraen la atención de los demás. Si la gente se aleja de usted y no clama por su atención, es probable que tenga un problema de actitud.

¿Está a menudo frustrado preguntándose por qué los demás no ven las cosas a su manera? Todo el mundo puede tener un mal día, y aunque está bien que esto suceda si la mayoría de sus conversaciones e interacciones son negativas o de confrontación es probable que tenga un problema de actitud.

¿Tiene dificultades para atraer y retener un talento de primer nivel? La simple verdad es que la gente con talento desea trabajar con y para los grandes líderes. Grandes gerentes y supervisores son imanes de talento, la gente quiere ser guiada por los que tienen mucho que ofrecer. Si usted lucha con la contratación, la formación de equipos y el desarrollo de liderazgo es probable que tenga una mala actitud.

Si todavía no sabe si su actitud está afectando a su rendimiento, me gustaría sugerirle la participación en un proceso de revisión de 360 para que analice sus fortalezas y debilidades y conocer si están objetivamente evaluadas por aquellos con los que interactúa frecuentemente.

Por último, las siguientes son algunas estadísticas que pueden convencer a cambiar su perspectiva de la vida, si usted tiende a ser pesimista:

- Las personas con malas actitudes tienen una tasa de incidencia del 800% mayor de ser diagnosticados con depresión clínica.

- Las personas que poseen una visión negativa de la vida son cuatro veces tienen más probabilidades de sufrir un derrame cerebral, ataque al corazón, o ser diagnosticado con cáncer.

- Las personas que tienen malas actitudes tienen menos volumen de negocios.

- Las personas con malas actitudes tienen una tasa de divorcio del 50% más alto.

- Las personas con malas actitudes son diez veces más propensos a tener malas relaciones con sus hijos.

Si su actitud está impidiendo sus relaciones, su talento o su salud, podría ser el momento de considerar hacer algunos cambios.

Fuente: Degerencia